lundi 23 juillet 2007

El arrepentimiento y la amplia misericordia de Allah

El ser humano en este mundo está rodeado de numerosos enemigos de entre los humanos y genios, quienes pretenden hacerle ver como buenas las cosas malas, el alma propensa al mal se inclina hacia sus susurros demoníacos y a las pasiones, quienes lo conducen a caer en pecados graves y menores, seduciéndolo con los placeres de la vida, todo esto va acompañado por la estrechez, incomodidad y vergüenza por las faltas cometidas a tal punto de perder las esperanzas de ser perdonado y desesperarse de poder alcanzar la misericordia divina.



Sin embargo Allah es Sapientísimo, Clemente, Misericordioso, conoce perfectamente a sus seres creados y es Sutil y está bien informado de todo por lo que ha dejado abierta las puertas del arrepentimiento, indicando pedirle perdón y disponiendo determinadas obras que sirven de expiación de los pecados, las desgracias y controversias son un motivo de purificación de los pecados, e incluso Allah, enaltecido sea, por Su inmenso favor y generosidad cambia las obras malas por buenas:



"Allah quiere volverse a vosotros con Su favor pero los que siguen sus pasiones quieren que caigáis en una profunda desviación. Allah aliviaros, ya que el ser humano fue creado débil" (4:27-28).



Allah dispuso que el arrepentimiento sea un refugio y una protección donde pueden recurrir quienes cometen faltas, las reconocen, tienen esperanzas de ser perdonados, se lamentan de lo cometido, no persisten en el pecado, se protegen a través del pedido de perdón, luego de haber realizado una mala obra la siguen con una buena acción, entonces Allah perdona sus faltas y los eleva en grados. El arrepentimiento sincero borra las faltas sean cuales fuesen incluso la incredulidad y la idolatría:



"Diles a los incrédulos que si cesan, les será perdonado lo que hayan hecho y esté consumado" (8:38).



Allah abrió Sus puertas a los arrepentidos, extiende Su mano por la noche para que se arrepienta quien cometió faltas durante el día, y extiende Su mano durante el día para que se arrepienta quien comete faltas durante la noche, dice en el Hadiz Qudsi:



"¡Oh, siervos míos! Vosotros cometéis faltas día y noche, y Yo tengo el poder para perdonar los pecados de todos. Pedidme perdón y os perdonaré"



y en el Sagrado Corán:



"Di: ¡Siervos míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de de la misericordia de Allah, es verdad que Allah perdona todas las faltas, pues Él es Perdonador, Compasivo" (39:53)



y dice:



"Quien haga un mal o sea injusto consigo mismo y luego pida perdón a Allah, encontrará a Allah Perdonador y Misericordioso" (4:110).



Quien piense que algún pecado cometido no puede ser perdonado por Allah, verdaderamente está pensando mal del Creador ¡Cuántos siervos se contaban entre los secuaces de Satanás y Allah los agració con poderse arrepentir y sus faltas fueron perdonadas, cambiando su vida y volviéndose siervos piadosos, ayunadores y rezadores!



Quien se haya ensuciado con las impurezas de las faltas debe apresurarse a limpiarse con el agua del arrepentimiento y el pedido de perdón, pues Allah ama a los arrepentidos y a los que se purifican. En una oportunidad se presentó un hombre ante el Mensajero de Allah (PBSE) diciendo:



"¡Oh, qué terrible mis faltas!" el Profeta (PBSE) le dijo: "Di: ¡Señor mío! Tu perdón es más vasto que mis pecados, en Tu misericordia tengo más esperanzas que en mis obras". Luego le dijo que lo repitiese dos veces y cuando lo hizo le dijo: "Vete, pues Allah ha perdonado tus faltas" Transmitido por Al Hakim.



También transmitió Al Hakim un hadiz narrado por ´Uqbah bin ´Amir que un hombre se presentó ante el Mensajero de Allah (PBSE) y le dijo:



"Uno de nosotros comete una falta", le dijo: "Se le registra en su contra", le dijo: "Y luego se arrepiente", le dijo (PBSE): "Le es perdonada", le dijo: "Luego vuelve a cometer una falta" le dijo (PBSE): "Le es registrada en su contra", le dijo el hombre: "Luego se arrepiente de ella", el Profeta (PBSE) le dijo: "Le es perdonada y por ello también es recompensado. Allah no se cansa de que lo adoren, vosotros debéis insistir hasta el cansancio".



Le preguntaron a ´Ali (RA) acerca del siervo que comete faltas, le dijo: "Pide perdón a Allah y se arrepiente ", le dijeron: "¿Y si retorna al pecado?" Le dijo: "Pide perdón a Allah y se arrepiente", le fue preguntado: "¿Así hasta que muera?", le dijo: "Hasta que sea Satanás el que salga perdiendo". Le preguntaron a Al Hasan: "¿No debería avergonzarse aquel que se arrepiente ante Allah por sus faltas, luego retorna a ellas, luego se arrepienta y luego retorna a las faltas?", respondió: "Esto es lo que desea Satanás, no os canséis de pedir perdón jamás". Junto con el arrepentimiento y el pedido de perdón deben realizarse obras piadosas para expiar dichas faltas y elevarse en grados.



Quien se purifique en su casa, luego se dirija a una de las casas de Allah, realiza una de las oraciones obligatorias, por cada paso le será perdonado un pecado y será elevado en grados.



Las cinco oraciones diarias, las oraciones de los viernes sirven de expiación de los pecados realizados entre ellas mientras se eviten los pecados graves. Quien realice la ablución correctamente luego se dirija a la mezquita el día viernes, preste atención a la disertación del Imam (jutbah) en silencio, le son perdonados sus pecados de la semana y de tres días más anteriores. Estos hadices fueron transmitidos por Muslim y narrados por Abu Huraira (Ra). Las formas de expiar pecados mediante obras buenas son muy amplias, como por ejemplo: Dar de comer al hambriento, la buena moral, saber disculpar, buscar el conocimiento, ayudarles a los necesitados, concurrir a las reuniones donde se estudia la religión islámica, ser compasivo con los animales, quitar algo nocivo del camino, tener esperanzas de alcanzar la misericordia de Allah y pensar bien de Él.



También todas las desgracias que le acaecen al musulmán, ya sean en su persona, en sus bienes, o a los suyos, incluso todas los reveces de la vida, son una forma de expiar los pecados y por la paciencia que se tenga ante ellos se eleva en grados. Dijo el Profeta (PBSE):



"Por toda desgracia que le suceda al musulmán, Allah le va borrando sus faltas, incluso hasta si se le clava una espina" Transmitido por Al Bujari y Muslim; en otra versión dice: "..sin que Allah lo eleve en grados y le perdone sus faltas". Al Tirmidhi y en el Muatta se menciona que Abu Huraira (Ra) relató que el Mensajero de Allah (PBSE) dijo: "Continuarán las desgracias aconteciéndoles a los creyentes y a las creyentes en sus personas, sus hijos y bienes hasta que se encuentren con Allah sin una sola falta".



Cuando el siervo se arrepiente sinceramente ante Allah, con certeza de la amplitud de la misericordia de su Señor, el sosiego invade su corazón, se le abren delante suyo las puestas de la esperanza y Allah cubre sus faltas.



Allah dice:



"¡Oh, creyentes! Arrepentíos sinceramente ante Allah para que vuestro Señor perdone vuestros pecados y os haga entrar en jardines por donde corren los ríos. El día que Allah no humillará ni al Profeta ni a los que hayan creído con él. Su luz correrá delante de ellos y a su derecha. Dirán: ¡Señor nuestro! Complétanos la luz para que lleguemos hasta el Paraíso. Perdona nuestros pecados, pues ciertamente Tú tienes poder sobre todas las cosas" (66:8).



Que Allah nos beneficie con la guía de Su Libro y con la Sunnah de Su Profeta Muhammad (PBSE).

1 commentaire:

Ibrahim Abdel Rashid a dit…

Salam aleykum hermana...

Muy bueno tu blog...

Wasalam...