mardi 17 mars 2009

Han vuelto al Islam

Aisha de Barcelona (España)


Assalamu aleikoum wa rahmatulahi wa barakatuh,

Mi nombre es Aisha, aunque de nacimiento soy Ana. Volví al Islam hace casi 4 años. No fue una decisión tomada a la ligera, ni por convencimiento de nadie, ni hecha por o para alguien.

Desde mi adolescencia siempre me llamó la atención el mundo árabe, su forma de vida, su cultura, su religión, aunque esta última no era algo que realmente me interesase mucho. Había conocido árabes musulmanes durante mi vida, pero la verdad que jamás le pregunté si su forma de actuar era acorde al Islam, o no. Yo daba por hecho que sí, aunque mirando atrás, veo que no era tanto.

Como toda española tenía mis estereotipos y prejuicios en mi cabeza, y a pesar de estar interesada en esa cultura, en cuanto al tema religioso siempre se anteponían mis "conocimientos".

Yo he crecido en una familia que no era practicante. Mi padre es ateo y mi madre católica, aunque no practica la religión. Fui bautizada por motivos de la época, nací en 1970 y en aquellos tiempos como para decirle a mis abuelos que no me bautizaban!!! Pero jamás hice la comunión. Mi madre nunca me dio educación religiosa, y lo más que me dijo mi padre sobre el tema, es que Jesús fue el primer comunista de la historia de la humanidad. Lo demás fue aprendido en la escuela, aunque no mucho porque al cabo de unos años, después de la muerte de Franco, se pudo decidir si hacer asignatura de religión, o no. Yo la mayor parte de las veces escogí ética. Bueno, yo no, mi padre.

El caso es que en mi interior, a pesar de todo, siempre he creído en un Dios único, y en que Jesús fue uno de sus profetas. Por supuesto conocía las historias bíblicas sobre Abraham, Moisés, etc., aunque del Profeta Muhammad (salallah alleihi wa sallam) no conocía más que había sido el profeta del Islam.

En una de esas épocas en que sentía que quería acercarme a Dios decidí leer una traducción del Corán. Se me hizo difícil, y cuando hablaba de las mujeres yo cerraba mi cabeza y decía que aquello no era para mí. Leía con prejuicios establecidos, o sea que no dejaba espacio para una nueva información y menos para que fuese aceptada por mí.

El caso es que llegué a la primavera de 2005 y decidí que ese año quería irme de vacaciones. Estaba indecisa entre Atenas o Estambul, pero por motivos prácticos que no vienen al caso, acabé escogiendo esta última. Allí me llamó la atención todo. Las mezquitas que siempre había visto en fotografías estaban ahí y eran impresionantes. Pero lo que más me llamaba la atención eran los musulmanes. Los observaba y me quedaba con las ganas de indagar, primero porque no hablaba turco, pero segundo porque iba con gente nada afín al Islam.

Estaba disfrutando mucho del viaje, todo era un cúmulo de descubrimientos, y llegó el viernes y yo me fui al Gran Bazar. Si no has estado allí, es un sitido cerrado, todo de calles anchas y estrechas, lleno de tiendas y gente tratando de captar tu atención para que les compres, para nada es un sitio quieto y silencioso y de repente sonó la llamada a la oración.

Yo jamás la había escuchado, llevaba varios días en Estambul, pero en los sitios por los que me estuve moviendo no lo escuché, y a la hora de la caída de la tarde, que sé que la hacían en la Mezquita Azul, yo no solía estar allí. Cosas del destino me pillo en un sitio bullicioso y a pesar de todo ese ruido, yo no escuchaba nada más que esa llamada. Fue muy curioso, pero en ese momento tampoco pasó de ahí la cosa. No voy a decir que salí corriendo a hacerme musulmana, ni nada de eso. Seguí disfrutando de mi viaje y volví a Barcelona.

Una vez en mi ciudad intenté averiguar un poco más sobre la religión, pero tampoco tenía mucho tiempo debido a mi trabajo y en eso llegó el 4 de octubre. Ese día era el principio de Ramadán en ese año y decidí ayunar, a ver qué pasaba, y si yo era capaz de aguantarlo. El caso es que el mes pasó bastante rápido y conseguí acabar el ayuno. La experiencia fue muy enriquecedora porque me hizo darme cuenta de muchas cosas, y aunque no fue un Ramadán en el que yo fuese musulmana y practicase, me llegó bastante hondo.

Después de eso decidí que quería ser musulmana, y siento decirlo, pero esa fue la parte difícil. Ahora han cambiado mucho las cosas en mi ciudad, pero en aquel entonces lo único que me encontré fueron puertas cerradas. Nadie quiso tomarme la shahada, ni enseñarme a rezar, ni explicarme nada. Lo único que saqué de alguna charla en El Consejo Islámico fue que la mujer ha de ponerse el pañuelo. Pero a nadie se le ocurrió preguntarme si sabía rezar, ni se le pasó por la cabeza explicar nada. Todo eran dificultades e impedimentos. La verdad que me sentí muy defraudada, porque no me esperaba eso de la comunidad musulmana, pero no cejé en mi empeño y seguí adelante. Tengo que dar gracias a los sitios de internet por enseñarme a rezar, ya que aprendí gracias al trabajo desinteresado de mucha gente.

En Julio de 2006 por fin conseguí que me tomasen la shahada, pero en Egipto. Ironías del destino, me tuve que ir a kilómetros de mi ciudad, a otro país, a algo tan simple como eso.

Esta es mi historia, gracias a Dios soy musulmana, intento aprender y practicar lo mejor que puedo. No soy perfecta y no es fácil, pero nadie me prometio facilidades.

Fi amaani Allah

Aisha A.R.
(Barcelona-España)

2 commentaires:

Daud Khan a dit…

Salam alaikum wa rahmatullah wa barakatu. Muy buena tu historia y muy buen blog. Que Allah te bendiga.

Anonyme a dit…

assalamou alaykoum wa rahmatou allahi wa barakatou

sobhanaallah aicha, nunca hablemos de como conociste el islam. que mal me sabe que te cerrasen las puertas.. a mi tampoco te creas que me las abrieron de par en par ! primero pregunte a una hermana que me llebase a una mezquita para hacer la chahada y al principio dudaba de llebarme, porque creia que me reia de ella y luego su marido la prohibio llebarme por temor que mis padres se enterasen y les hiciesen problemas! pero alhamdolilah al final cambio de opinion y la dejo llebarme.. fuimos a la mezquita de tarik de la calle hospital y alli hubo un hermano que le pregunto la hermana y nos llebo hasta el consejo islamico porque en aquel entonces no conocia nada y me dijo el jamal que era muy raro que tan joven quisiera ser musulmana y que dudaaba de mi chahada, pero con el tiempo se veria! sobhanaallah que animos he? jejeje pero alhamdolillah. donde yo vivo tambien queria aprender y preguntaba pero casi todas me dejaron de lado por miedo que mis padres les hiciesen problemas y pensasen que me comen la cabeza!! es lo que allah quiso wa alhamdolillah. en españa no hay movimiento de aprendizaje islamico e informacion menos.. quien quiere aprender tiene que saber otro idioma e irse a otro pais o aprender por internet! que allah nos facilite